Humita tucumana de soja en cazuela

img_0101

Humita de soja con queso humeante

Humita tucumana  presentada durante un cocktail del Congreso CREA 2016. Con otros platos de soja, fue parte del catering de Los Petersen en el Restaurante Central de Palermo.

Ajustamos la receta con Gonzalo, tucumano, gran cocinero del equipo Petersen. Salió en cazuelitas individuales…no quedó ni una!

Ingredientes (para 2 personas)

  • 50 gramos de soja extrusada
  • 2 cdas aceite de oliva
  • 150 ml de caldo de verdura para hidratar
  • 2 choclos  frescos de buena raza rallados
  • 1 cebolla chica blanca (100 gramos) picada
  • 1 morrón picado
  • 1 puerro picado
  • 1 cta romero fresco picado
  • pimienta en grano de 3 variedades para moler en el momento
  • 1 cta de comino molido
  • 1 cda de pimentón dulce
  • sal
  • 50 gramos de queso fresco

Pelamos los choclos y los rallamos hasta que salió toda la “carne” con su jugo.

Pusimos la soja en la olla con el aceite y la doramos hasta que quedó bien dorada y muy caliente… Allí mismo agregamos la cebolla picada y el puerro, hasta que estuvieron blandos y como transparentes.

Incorporamos el morrón, el romero fresco y el choclo rallado. De a poco, agregamos el caldo mientras la soja lo iba absorbiendo. Luego de mezclar y de que empezara a cocinarse, le agregamos pimentón dulce, comino, pimienta y sal.

Cuando estuvo cocinado, lo dejamos enfriar tranqui. No fue el caso del servicio, pero si yo hubiera podido lo hubiese dejado de un día para el otro para que se “asienten” los sabores. Luego, lo volvimos al fuego y le agregamos pedazos de queso fresco.

Lo servimos bien caliente en cazuelas individuales. Delicioso, casero, argentino.

A disfrutar!

 

 

Croquetas de soja Plus con arroz y naranjas

Croquetas con arroz y naraja

Croquetas sirio-libanesas humeantes, con arroz y naranja

En esta receta, todo es inventado.  Tiene una “línea editorial” que apunta hacia la gastronomía sirio-libanesa. Quizá su ingrediente principal es que es muy muy saludable.

Ingredientes para 2 personas:

  • 50 gr de soja extrusada
  • 2 cdas de salvado de trigo
  • 2 cdas colmadas de trigo burgol bien cocinado
  • 200 cm3 de agua para hidratar la soja y el trigo durante 5 minutos como mínimo
  • 2 cdas de pasas de uva
  • 100 gramos de calabaza rallada
  • 1 cta café de perejil
  • 1 cta café de romero
  • 1 cta café de estragón
  • 1 cta café de orégano
  • 1 cta café de curry
  • Sal
  • Semillas de sésamo (optativo, pero muy rico y sano)
  • Aceite, un poco
  • Para la guarnición: arroz integral o blanco cocino y una naranja cortada en rodajas.

Una vez hidratada de soja y el trigo, le agregué las pasas, la calabaza, las aromáticas, el curry y sal. Mezclé y con la minipimer (se puede usar cualquier procesadora), la procesé unos segundos para que la mezcla fuera más pastosa y se pudiera ligar con más facilidad sin necesidad de agregar huevo u otra ligazón.

Formé las croquetas (por llamarlas de una manera tradicional) y luego las pasé por semillas de sésamo.

Calenté un poco de aceite en una sartén con tapa y fui colocando las croquetas con suavidad para que no se desarmen. Puse la tapa y dejé que se cocinara despacio de un lado y luego del otro (hasta dorar bien el sésamo y cocinar la calabaza y el salvado de trigo).

Mientras tanto hice el arroz. Las naranjas en rodajas, a temperatura ambiente.

Nota: como en el caso de la receta de buñuelos, dejé una parte de la preparación sin cocinar y las freí en aceite. Quedaron muy muy ricas. Así que se puede hacer de ambas maneras, aunque sin lugar a dudas la primera es más sana.

Que disfruten!

Sandwiches de paté de soja Plus con onda vegana

IMG_1601

Sandwich de pan pita relleno con paté de soja, tomate y lechuga

Paté…que resulta de una simbiosis entre el paté tradicional  y el hummus.

A casi cualquiera le gusta untar un buen pedazo de pan tibio con paté, un ratito antes de comer…O convertir un bol de una pasta untable en el centro de un picada, en donde hundir nachos, tostaditas, tomatitos cherry o huevos de codorniz…al ritmo de una conversación de amigos y una buena bebida.

Con pan pita, tomate y lechuga, es una sanísima elección para los chicos que saltan alrededor. Los acompañamientos del sandwich tienen que ser suaves, ya que es un paté de sabor decidido.

Ingredientes para 2 personas:

  • 50 gr de soja extrusada
  • 150 cm3 de agua para hidratar la soja durante 5 minutos como mínimo
  • ½ limón exprimido
  • 1 diente de ajo
  • 4 aceitunas negras (yo usé aceitunas griegas, que son más dulces y sanas)
  • 1 cda colmada de semillas de girasol
  • 1 cda de aceite de oliva
  • 1 cta de sal marina (usé una que tiene condimentos…finalmente, cualquier sal sirve)
  • 1 cta café de páprika
  • 2 ramitas de orégano fresco (saqué el tallo y me quedé con las hojas solamente)
  • pesto desecado (usé uno traído directo de Génova por Yani…gracias!)
  • pasas de uva (si sólo se va a utilizar para sandwiches)
IMG_1602

El paté de soja es de sabor fuerte y puede acompañarse bien con pan pita y vegetales, sin condimentar

Es tan simple la receta, que da vergüenza escribir el desarrollo. Junto coraje y … allá va:

Con una pinipimer (se puede usar procesadora o cualquier implemento que muela bien…incluidos antiguos cuencos de piedra) molí primero las semillas de girasol con el aceite, el ajo, aceitunas y un poquito de la soja remojada. Fui agregando de a poco el resto hasta hacer la pasta, incorporando todos los ingredientes, excepto el pesto. Finalmente, agregué el pesto a la genovesa, sólo revolviendo.

Pan pita…, paté y -personalmente- un vaso de buen vino. La próxima, haré variantes agregándole a la pasta hongos picados o chía.

Que disfruten!

Hummus con picor

Hummus con un touch de picante

Hummus con un touch de picante, listo para ser parte de una picada con ensaladas y pan pita

Hummus es como se lo conoce…hummus es como lo llamaremos.

Debo confesar que me sigue resultado difícil separar el hummus de la materia orgánica del suelo y de las clases de biología del colegio. Ahora bien, el resultado es mil veces más rico que comer directamente tierra…

Es una especie de paté para untar el pan en picadas, acompañar ensaladas, ser la guarnición de croquetas de verduras, rellenar huevos duros o tomates, servirlo con nachos o tostadas, etc.

Ingredientes para 4 personas:

  • 250 gr de garbanzos remojados el día anterior, hervidos 1 hora.
  • 1 cda de semillas de sésamo
  • 1 tacita de café de aceite de oliva de buena calidad (usé variedad picual, de mis amigos de Tutuma)
  • 2 dientes de ajo, lindos de tamaño mediano a grande
  • 2 ajíes secos chiquitos, los de la mala palabra o parientes próximos
  • 10 aceitunas griegas (también son de Tutuma, no lo puedo evitar, tienen productos increíbles)
  • 1 cta de té de sal (usé sal marina saborizada, de puro obsesiva, pero cualquier sal sala)
  • Paprika
  • Comino
  • Perejil
  • ½ limón chico exprimido (o para apretar con la mano, pero sacándole las semillas antes)
Los ingredientes. listos

Los ingredientes listos como soldaditos. Los 2 productos Tutuma pueden ser reemplazados, pero por marcas buenas.

Puse los garbanzos (hasta mi adolescencia, los garbanzos sólo servían para contar los puntos en el truco) a remojar, la noche anterior. Luego, los cociné durante una hora. Cuando se estaban enfriando los revolvía con un tenedor: eso hace que las pieles de los garbanzos se separen y se vayan hacia arriba y se puedan sacar (queda mejor).

Las semillas de sésamo las tosté un ratito en una sartén “en seco”. Las puse en el mortero y con un chorrito de aceite las volví una pasta crujiente, como se ve en la foto.

Los ajos los aplasté con el dorso de un cuchillo (quedan pelados instantáneamente) y luego les saqué el tallito que tienen en el medio (háganl

Tahini

Este es el “mítico” Tahini. Una pasta de semillas de sésamo tostadas, machacadas con un buen aceite de oliva.

o, se los recomiendo, si no se van a acordar del ajo todo el día).

Todos los ingredientes están listos para la gran final.

 

En una procesadora mezclé sésamo, ajos, ajíes, aceitunas, aceite, limón, sal y condimentos. Sin limpiar la procesadora, volví puré con tropezones (o sea, no un licuado) a los garbanzos. Uní las dos preparaciones.

Mañana es el último “junte” para preparar la última materia de la Maestría…y sale con Hummus!!!

Enjoy!!!

Torta de zapallo con soja Plus

IMG_0378.JPG

IMG_0474.JPG

Me divertí haciendo un mix de repostería y plato salado tradicional con esta “torta” de zapallo y soja. Sale húmeda y con ganas de ser comida… Si les gusta más sofisticada, yo le agregaría hongos y jengibre. Pero para un sabor masivo, de niños y adolescentes, así esta super bien. Allá va:

Ingredientes
300 gr de zapallo común pelado y rallado
100 gr de salvado de avena
250 gr harina de trigo común o, mejor aún, integral
2 ctas de polvo de hornear, mezclado con la harina
50 gr de soja extrusada
75 gr de aceite de maíz
150 cm3 de agua
3 ctas de cebolla desecada
1 cucharón de miel de abeja o de caña
3 huevos
Perejil, comino, nuez moscada, pimentón

Mezclé la soja extrusada, con el aceite, cebolla, condimentos, miel y huevos. Lo salé con sal marina y dejé un rato que los sabores se mezclaran y el extrusado absorbiera líquido.
Rallé el zapallo, sin rallarme los dedos, y lo mezclé con la avena y con la harina.
Aceité ligeramente una pirex (pueden usar un molde de torta y enharinarla prolijamente) redonda y la espolvoree con harina.
Uní las 2 preparaciones -la de soja y la de zapallo- mientras incorporaba el agua con movimientos envolventes.
Volqué en el molde y cociné 45 minutos en horno suave, a 180 grados.

Una vez tibio, lo desmoldé y nos lo comimos en la oficina con ensalada de zanahoria rallada, lechuga y tomatitos cherry.

Que lo disfruten!

Tortillas/tacos de maíz con Soja Plus y salsa

IMG_0372.JPG Todo un desafío trabajar por primera vez con harina de maíz fina. No polenta, harina de maíz bien molida.
Finalmente, salieron estas tortillas que son una delicia para comer sin cubiertos, al estilo mexicano, compartiendo un buen momento…incluidos los vegetarianos, veganos y celíacos…. Un logro único!

Ingredientes para las tortillas:

  • 150 gr harina de maíz
  • 150 cm3 de agua para la masa de las tortillas

Ingredientes relleno:

  • 50 gr de soja extrusada
  • 150 cm3 de agua para esponjar la soja
  • 100 gr de cebolla picada (una cebolla mediana)
  • 1 morrón picado
  • 2 cdas colmadas de chimichurri
  • 2 cdas colmadas de aceite de maíz
  • 1 cta ají molido
  • 2 cebollitas de verdeo o cebolla morada
  • 1 tomate maduro
  • 1 chorrito aceite de oliva
  • Cilantro, sal marina si se puede

Mezclé la harina con el agua de a poco, amasando con una mano. El consejo es que tiene que quedar bien suave al tacto y sin ni un grumo. Que no se resquebraje al aplastar un poco. Dejé descansar una media hora, tapada. No lleva sal.

En un olla puse la soja con la cebolla picada con el aceite de maíz y lo doré hasta el borde el incendio…lo más oscuro que pude. Luego, le agregué cebolla picada y morrón para que se cocinaran.  Condimenté con ají molido. Le agregué agua hasta que absorbiera, pero sin que quedara líquido sobrante. Al enfriarse, le incorporé el chimichurri y lo salé.

Mientras tanto, piqué el tomate concasé, la cebolla morada o cebolla de verdeo, el cilantro, y lo puse en un bol con un chorro de aceite de oliva y sal marina. Esta mezclita se estacionó en el bol hasta el momento de servir el plato.

Mientras tanto, usé para cocinar las tortillas una planchita de hierro que tengo. Disco, plancha, sartén, placa de hierro…es lo mejor. Apenas es necesario engrasar y el calor es el perfecto. Las fui armando, haciendo bollitos de 50 gr cada uno y luego dándoles la forma con la ayuda de las manos y un palote, sobre un pedazo de papel espolvoreado con harina. Con ese pedazo de papel se las puede trasladar bien al disco de hierro y acomodarlas.

Se cocinan 2-3 minutos por cada lado y se conservan envueltas y calientes. Cuando se hicieron todas (en mi caso, las 6 que salieron), las rellené con la pasta de soja extrusada, y las puse en el plato con la salsa “pico de gallo” por encima.

Después…¡a hacer malabares para conservar el relleno en su lugar mientras se las come! Muy divertido y exquisitas.

Que lo disfruten!

Carbonada criolla con Soja Plus

IMG_0370-0.JPG

Siempre me gustó la carbonada, porque tiene un nombre divertido y por ese particular gustito agridulce que le incorpora la calabaza y la fruta a los ingredientes tradicionales.

Acá va la versión con Soja extrusada. Es un plato de fiesta por la cantidad de ingredientes que lleva, aunque nada caro.

Ingredientes:

  • 4 cdas de aceite de maíz
  • 50 gr extrusado de soja
  • 1 cebolla mediana picada
  • 1 puerro chico en rodajitas
  • 2 dientes de ajo machacados
  • 1/2 morrón colorado en tiritas
  • 1 hoja de laurel
  • 1 ramita de orégano
  • 1 ramita de romero
  • 1/2 calabaza en cubos
  • 1/2 taza de maíz pisado, remojado desde el día anterior
  • 1 tacita arroz yamaní
  • 1 tacita pasas de uva bien grandes o cubos de durazno desecado o fresco
  • 1 tomate pintón (o sea, a punto de caramelo)
  • 1 zanahoria en cubitos
  • 4 tazas de agua
  • 1 cta pimentón colorado
  • pimienta en grano molida en el momento
  • Sal gruesa

Salté juntos aceite, soja (esta vez no los remojé previamente), cebolla, puerro, ajo y morrón. Con el fuego bajo, cociné hasta que la cebolla, el puerro y el ajo estuvieron transparentes. Reservé.

Comencé la cocción del maíz (cambiar el agua de remojo si estaba sucia, yo dejé el agua porque estaba bien limpia) con la zanahoria, laurel, orégano, romero y el arroz con las 4 tazas de agua. A los 30 minutos le agregué la calabaza y la preparación de la soja. Cociné a fuego lento, revolviendo cada tanto hasta que se empezó a consumir el líquido. Cuando se empezaba a poner medio cremoso, le agregué el tomate en cubos y las pasas de uva (no había conseguido el durazno, pero sí unas pasas enormes)

El maíz tiene que quedar blando. Si cuando está cremosa la preparación, aún no está cocinado del todo (depende de los tipos de maíz seco pisado), corregir el agua agregándole un poco y seguir cocinando un tanto más.

Terminé la cocción y quedó en la olla algunas horas. Lo comimos con Mariano, Mica, Yani y Clarita mientras preparábamos un parcial. Cosechó elogios, ojalá todos lo disfruten igual que nosotros!

 

Receta inventada para mis amigos bolivianos

Aunque suene discriminatorio, les ofrezco esta receta a mis amigos bolivianos, que encontrarán todos los ingredientes (especialmente el principal) y lo disfrutarán particularmente. Un agradecimiento especial a Andy y María René que recorrieron 2000 kilómetros desde Santa Cruz con mi antojo de Charque deshebrado.

Acá va, con todo cariño.

ArrozIntegralYamani-FDG

Así es el arroz yamaní que usé para esta receta

Ingredientes:

  • 250 gramos de charque deshebrado (el que venden en los supermercados en la bandejita)
  • 3 tacitas (tamaño cafecito) de arroz Yamaní (lo tienen los de CAICO)
  • 12 tacitas (tamaño cafecito) de agua
  • 1 cucharada grande de aceite de oliva
  • 2 cebollitas picadas
  • 1 diente de ajo grande y lindo
  • 3 ramitas de cebollín picado
  • 1/2 pimiento morrón sin piel, picado
  • 1 rodaja de calabaza dulce en daditos
  • 1 zanahoria de buena familia, en cubitos
  • 1 ramita de orégano
  • 1 ramita de perjil
  • 1 ramita de romero
  • 2 tacitas (tamaño cafecito) de arvejas frescas
  • 2 tacitas (tamaño cafecito) de granos de choclo dulce y fresco
  • 20 tomatitos cherry cortados al medio
  • 1 tacita (tamaño cafecito) de pasas de uva

Preparación:

Lavar el charque en agua 1 vez y escurrir. Poner a hervir en una olla con el arroz y el agua. Cada tanto revolver. Repetir el revolver la preparación, más o menos como se hace con el majado.

En una sartén calentar el aceite y sofritar la cebolla. Cuando esté casi hecha, agregar el cebollín y el ajo y dejar poner transparente. Agregar el morrón. Incorporar a la olla con el arroz, la zanahoria y las ramitas de perejil, romero y orégano.

A los 20 minutos, cuando rompió el arroz, agregar la calabaza en cubos, las arvejas y el choclo.

Cuando empieza a perder líquido incorporar los tomatitos frescos y cortados al medio y las pasas de uva.

Cuando casi se consumió el líquido, ya está listo.

Mi consejo es dejarlo enfriar y guardarlo tapado en la heladera. Al día siguiente o al otro, incorporarle un chorro de agua (se va a haber secado) y calentar. Delicioso!!!

Enjoy!!!!

Con todo cariño, desde la Pampa Húmeda

 

Pastel de cebolla morada y soja Plus

Pastel de cebolla morada y soja Plus

Pastel de cebolla morada y soja Plus, con polenta reemplazando al clásico puré de papas.

El “pastel” es  -dentro de la gastronomía regional argentina-  uno de los grandes jugadores. El gran crack ha sido siempre el pastel de papas, jamás destronado.

Pensando en mejorar nutricionalmente la propuesta, hice esta versión en la que el puré de papas se reemplaza por polenta o sémola  de trigo y la picada por el extrusado de soja.

 

Ingedientes para 2 personas:

  • 50 gr de soja texturizada
  • 150 cm3 de agua para remojar la soja al menos 5 minutos
  • 1 cta de café de albahaca deshidratada
  • 1 cta de café de romero deshidratado
  • 1 cta de café de perejil deshidratado
  • 2 tacitas de café de polenta
  • 750 cm3 de agua hirviendo con 1 cubito de caldo de verduras para cocinar la polenta
  • 1 diente de ajo
  • 1/2 morrón rojo en cuadraditos
  • 1 1/2 cebolla morada (300 gramos)
  • 1 cabeza de puerro en rodajitas
  • 1 cebollita verdeo
  • 30 gr de aceite
  • 1 tomate pintón
  • sal

Puse a remojar la soja en un bol con agua, el romero, la albahaca y el perejil deshidratado.

En una sartén eché los 30 gr de aceite y le agregué la cebolla picada, el puerro y la cebollita de verdeo.  Elegí para esta receta la cebolla morada porque es un lindo producto, muy sabroso y con un color fuera de lo común, para la mayor parte de la Argentina. Se usa muchísimo en Perú y Bolivia y también en el NOA de nuestro país. Tiene un sabor más fuerte que la cebolla blanca y hay que tener en cuenta que se debe cocinar con tranquilidad, hasta que esté blandita. Cuando estuvo lista, la mezclé con la soja condimentada y salé todo con sal marina entrefina.

Mientras tanto, en una olla calenté los 750 cm3 de agua y el cubito de caldo (es la primera vez en años que utilizo un cubito en lugar de caldo casero, pero sabiendo el éxito habitual que tiene entre los amantes de la cocina argentinos, quise “popularizarme” con su uso… no estuvo mal el resultado); cuando empezó a hervir el caldo, le agregué el diente de ajo aplastado, el morrón picado y la polenta en forma de lluvia fina, revolviendo. Cociné con cariño, evitando que se formen grumos (todo cocinero sabe qué triste son los pelotones de polenta en su presentación final).

Para armar el pastel se puede utilizar una budinera o un tuper, previamente aceitados, muy ligeramente. Yo utilicé un tuper. Volqué la polenta recién hecha, luego el relleno de soja y cebolla y terminé otra vez con la polenta. Dejé un ratito para que tomara consistencia y lo volqué en la fuente.

Al servir se puede cortar en porciones (es especialmente fácil esta receta para hacereso) y acompañar con rodajas de tomate pintón… o con la ensaladita que se quiera.

Se deja comer con entusiasmo!

Que lo disfruten!!!

Pasteles de mandioca (yuca) y soja Plus

Pasteles de mandioca y soja

Pasteles de mandioca (yuca) con soja extrusada

Esta receta surge espontáneamente, como un modo de unir un producto cultivado de modo familiar en una enorme región que abarca parte del NEA, NOA, Paraguay y Bolivia – la yuca o mandioca-, con el desarrollo de este producto final a partir a la soja.

Quería algo más creativo que un simple puré (que también se puede hacer), así que va esta propuesta.

Ingredientes que utilicé para 2 personas:

  • 300 gr mandioca (una mediana)
  • 25 gr de harina
  • 50 gr de soja extrusada
  • 150 cm3 de agua para hidratar el producto durante 5 minutos mínimo
  • 1 cebolla chica (90-100 gr) picada
  • 1 o 2 cebollitas de verdeo picadas
  • 20 gr de aceite común
  • sal y pimienta
  • un poco de espinaca cocida picada ( no puse más que 50 gr)
  • aceite para freir o cocinar al horno

Pelé la mandioca, raspándola con un cuchillo. La corté en rodajas. Cociné la mandioca hirviéndola con sal hasta que las rodajas se abren. Saqué, colé muy bien y las convertí en puré con ayuda de un prensa puré de buena calidad. Tiene que quedar realmente un puré sin grumos.

Mientras tanto, rehogué la cebolla y la cebollita de verdeo en el aceite. Si usted tiene la espinaca cruda, la puede poner (picada) directamente con la cebolla. Si ya tiene la espinaca cocida de antemano, se pica y se agrega después de rehogada la cebolla, con la soja extrusada, la sal y la pimienta.

Agregué al puré hecho con la mandioca, 25 gr de harina común y lo amasé. Espolvorée la mesada con más harina y, con la ayuda de un palote, estiré la masa de mandioca, dándole forma rectangular. Con una cuchilla corté en cruz y luego en rectángulos algo más chicos, en número par.

Puse una porción bien generosa del relleno de soja, cebolla y espinaca en la mitad de los rectángulos de masa de mandioca. Los tapé con los otros rectángulos con cuidado y cerrando las aberturas que se puedan hacer al manipularlo. No es nada difícil de hacer, realmente. El puré permite esa manipulación sin problemas. Presioné ligeramente en las uniones.

Los freí para esta ocasión, pero pueden hacerse en el horno bien caliente. Tiene que ser todo bien caliente, para que se dore y tome sabor sin absorber el aceite de la cocción.

Resultaron deliciosos. Se pueden acompañar con ensalada o comer solos como empanadas. Para quienes les guste, un complemento excelente es una salsa picante como la llajua.

A disfrutar!