Risotto de maíz con soja Plus

Siguiendo con la línea de crear platos que unan nuestras raíces autóctonas y europeas, nuestros platos de terruño adentro con la nueva cocina de corte más vegetariano, va esta receta de maíz blanco andino y soja texturizada.

Lo testeamos en la oficina con Dani, Fer y Jenny. Incorporadas las sugerencias del equipo, transcribo la receta final.

Ingredientes para 3 platos (comimos 4, pero era un almuerzo liviano para seguir trabajando después):

  • 140 gr de maíz blanco remojado desde el día anterior
  • 75 gr de soja extrusada deshidratada
  • 225 cm3 de agua para remojar la soja al menos 5 minutos
  • 1/2 morrón amarillo en cuadraditos
  • 1 cebolla chica picada
  • 50 gr de aceite
  • 1 rodaja de calabaza gruesa
  • 1 hora de laurel
  • 1 ramita de romero (o tomillo).
  • 1 cabeza de puerro y el tallo hasta lo que pueda cortarse en rodajitas
  • sal entrefina o parrillera, pimienta y cúrcuma

Poner 20 gr de aceite en una olla y saltar la cebolla picada, incorporar el maíz y cuando empiece a dorar todo, agregarle 3 tazas de agua, el puerro, salar (no demasiado porque concentra sabores) y dejar en el fuego 1 hora y media. A la 1/2 hora agregar la calabaza en cubos, el laurel y el romero. Dejar que el maíz se ablande.

Mientras tanto, en el resto del aceite saltar la soja espolvoreada con sal entrefina. Sacar, y condimentar con pimienta y cúrcuma.

Mezclar con la preparación del maíz y dejar descansar. Tal vez sea necesario incorporar algo más de agua caliente si se hubiera consumido mucho.

Acompañar con pan.

Que lo disfruten!

Buñuelos de soja Plus en salsa de tomate

Buñuelos de soja

Buñuelos de soja Plus con salsa de tomate

Creo que no hay niño que no disfrute de buñuelos, especialmente si son fritos. Acá va una versión más sanita, con posibilidades de caer en el “pecado frito” también.

Gracias a mis vecinos, que testearon el plato.

Ingredientes para 2 personas:

  • 50 gr de soja extrusada
  • 150 cm3 de agua para hidratar la soja durante 5 minutos como mínimo
  • 1 huevo entero
  • 100 gr de harina común (son 5 cucharadas)
  • 1 cebolla mediana picada
  • 1 lata de tomates perita al natural, picados
  • 20 gr de aceite
  • 1 diente chico de ajo
  • Perejil seco o fresco picado
  • Pimentón colorado
  • Curry
  • Sal

Una vez hidratada de soja, le agregué media cebolla picada, la harina, el huevo, el perejil (con entusiasmo), el pimentón colorado, el curry (media cucharadita) y sal. Mezclé y dejé reposar.

Calenté el aceite en una sartén con tapa y salté la otra mitad de la cebolla picada y, cuando estuvo saltada, le agregué el tomate picado con todo su jugo y el ajo. Cuando empezó a hervir la salsa le agregué la mezcla de soja por cucharadas con cuidado. Puse la tapa y dejé que se cocinara despacio hasta que con una cuchara sentí que ya estaban firmes.

Mientras tanto hice tallarines y lo serví de esta manera. Pero se puede acompañar de arroz blanco, puré de papas o calabaza.

Nota: dejé una parte de la preparación sin cocinar y la freí en aceite caliente poniendo cucharaditas de la preparación. Quedaron muy muy ricas. Así que se puede hacer de ambas maneras, aunque sin lugar a dudas la primera es más sana.

Que disfruten!

Mandioca con chicharrón de soja Plus a la pomarola

Yuca con soja a la pomarola

Mandioca con chicharrón de soja a la pomarola

En todo nuestro Norte se cultiva la mandioca (o yuca). Es exquisita, tiene mayor proporción de almidón que la papa y por eso una estructura particular, más seca, densa y muy sabrosa.  El turbérculo tiene que estar fresco y no fibroso (se nota en las puntas) para poder cocinarlo bien.

Mezclando un poco las raíces nativas y las italianas argentinas, hice esta receta aprovechando las potencialidades de la soja extrusada.

Ingredientes para 2 personas:

  • 50 gr de soja extrusada
  • 150 cm3 de agua para rehidratar la soja al menos 5 minutos
  • 1 mandioca de unos 300 gramos
  • 40 gr de aceite mezcla
  • 2 tomates bien maduros
  • 1 morrón rojo o un ají picante rojo (yo utilicé un ají desecado picante que había hervido entero en otra cocción) picado y sin las semillas
  • 1 diente de ajo pelado y aplastado con la hoja del cuchillo
  • 1 ramita de orégano fresco (se puede usar el seco, obviamente, sólo que es más perfumado y delicado el fresco y más barato aún)
  • sal entrefina
  • pimienta  en molinillo

Pelé la mandioca raspándola y la puse a hervir en agua en rodajas, hasta que se abrieron las rodajas (si nunca lo hizo, no se preocupe, se va a dar cuenta). Saqué y colé. Corté las rodajas por la abertura, al medio.

Pelé los tomates bien maduritos (si no tienen experiencia o no les sale, con 1 minuto en agua hirviendo se sale la piel) y los corté en cubos descartando las semillas (las uso en ensalada). En un recipiente cualquiera puse los tomates en cubitos, los espolvoreé con sal entrefina, las hojitas de orégano, el ají o morrón y el ajo. Mezclé todo con cariño y lo dejé mientras me dedicaba al resto. Este procedimiento es algo personal para hacer pomarola, me lo enseñó en parte un italiano hace muchos años. El tomate suelta su jugo, se empapa de los sabores, pero tiene protagonismo y no pierde nutrientes.

Puse en una asadera 20 gr de aceite y cociné en horno medio-alto (si tiene horno con termómetro son 230º) durante 30 minutos las mandiocas, dándolas vuelta a mitad de cocción.

Mientras tanto, en los otros 20 gr de aceite saltée la soja espolvoreada con sal entrefina hasta que tomó un color parejo tostado y empezó a tener ese característico sabor ligeramente pasado (o quemado) de los chicharrones. Saqué del fuego y espolvoreé con pimienta en grano molida.

Cuando ya estuvieron las mandiocas, puse una sartén sin aceite y calenté los tomates (también se puede calentar en microondas), marchitándolos apenas, sin cocinar, sin revolver, sin agregar nada.

Armar en la fuente la mandioca, luego el chicharrón y por fin la pomarola fresca.

A disfrutar!

 

Humitas de soja Plus

Humita en chala con soja Plus

Humitas de choclo y soja en chalas

Las humitas son un plato delicioso, aunque suele ser muy trabajoso rallar o moler el grano freso para muchas personas. El agregado de soja extrusada duplica con facilidad el volumen del relleno, complementando perfectamente el aporte nutricional del maíz con la proteína de la soja.

Aquí va una receta personal que se suma a las miles que existen en nuestro país para hacer humita.

Ingredientes (para 2 personas)

  • 50 gramos de soja extrusada
  • 130 cm3 de agua para remojar la soja al menos 5 minutos. Preferentemente tiene que quedar sin líquido.
  • 2 choclos  frescos de buena raza con sus chalas
  • 1 cebolla chica (100 gramos) picada
  • 20 cm3 de aceite de maíz
  • sal,pimentón dulce, pimienta, romero, tomillo, laurel

Puse a la carne que se estaba hidratando pimentón, pimienta, sal, romero y tomillo.

Pelé los choclos con cuidado para no romper las chalas. Rallé los choclos que eran extremadamente dulces y tiernos y les saqué toda la “carne”.  Dejé los marlos aparte.

Rehogué la cebolla picada en el aceite hasta que estuvo blanda, transparente y cocida sin dorarla. Mezclé la cebolla con el choclo y la soja. Corregir el salado.

Hice los paquetes con las chalas como se hacen normalmente, haciendo el amarre con las mismas chalas. No fueron muy grandes por el tipo de relleno (más liviano que en otras recetas). En cada paquetito entraron 2 cucharadas de relleno y salieron 6 paquetes.

Luego puse en una olla con tapa los marlos y todo lo que quedaba de las chalas, etc. Le agregué algunas hojas de laurel y un pimiento picante seco que tenía. Agregué agua sin cubrir los marlos y coloqué los paquetes de humita encima. Cociné unos 30 minutos.

Serví con calabaza cocinada al horno, sequita.

Delicioso, casero, argentino.

A disfrutar!

 

 

“Majao” de soja Plus

Adaptación vegetariana del tradicional plato camba

Adaptación vegetariana del tradicional plato camba

El Majadito, o Majao es un plato muy típico, tradicional y familiar de Santa Cruz de la Sierra, donde tuve la suerte de vivir unos años. Acá va mi adaptación a la soja extrusada y texturizada.

Ingedientes para 3 personas:

  • 75 gr de soja texturizada
  • 225 cm3 de agua para remojar la soja al menos 5 minutos
  • 9 tacitas de café de agua
  • 3 tacitas de café de arroz blanco (no integral ni parabolizado, el clásico nomás)
  • 1 cebolla mediana (200 gramos)
  • 2 dientes de ajo chicos
  • 2 zanahorias chicas y frescas
  • 80 gr de aceite (60 para la primera preparación y 20 para la segunda)
  • 2 tomates maduros
  • caldo (en Santa Cruz el majadito se hace tradicionalmente con caldo de pollo, pero se puede usar cualquier otro)
  • sal, pimentón dulce, algún pimentón más fuerte o ají más picante

Mientras la soja se remojaba y el caldo se calentaba, puse en la sartén, a calentar, los 60 gr de aceite y le agregué la cebolla picada, el ajo picado (le saqué primero el tallito verdoso que tiene adentro muchas veces), la zanahoria en bastoncitos finos (o como se quiera, pero chiquita) y dejé que se “sofritara”.

Cuando el caldo empezó a hervir le agregué las 3 tacitas de arroz, revolviendo. Este tema es importante para que salga bien rico. Desde el principio al final hay que andar mirando el arroz y revolviéndolo para que se vuelva cremoso. Cuando estaba a medio punto (a mitad de la cocción), le agregué el sofrito de cebolla, zanahoria y ajo. Revolver y seguir cocinando.

En la misma sartén, le puse los 20 gr de aceite y cuando estuvo caliente le incorporé la soja espolvoreándola con sal entrefina. Con ayuda de la espumadera, cuando se seca el líquido lo fui dando vueltas hasta que se pone seco y ligeramente dorado (empieza a estar crocante). Y al arroz le dí unos buenos batidos con la cuchara de madera.

Mientras las 2 preparaciones estaba en paralelo cocinándose tranquilitas, pelé los 2 tomates maduros y los piqué sin semillas (es costumbre en Santa Cruz pelar siempre el tomate y sacarle las semillas, supongo que no pasará nada si se conservan).

Para ese entonces, ya estaba listo el arroz. Le incorporé los tomates, revolví con entusiasmo y luego le agregué la soja. Corregí la sal a gusto y le puse pimentón colorado y otra especie más picante.

Salió exquisito!

Enjoy!!!

Cuadros de polenta con soja Plus

La proteína de soja contiene todos los aminoácidos esenciales para la vida del hombre y de la mujer.  Un buen complemento para la dieta diaria son los cereales.

Con esta idea clara en la cabeza, pensé en una receta para combinar la soja extrusada con una rica polenta, en una receta que tuviera saborcito argentino y sabiduría oriental. Les transcribo la receta resultante.

Ingredientes:

  • 50 gr de soja extrusada
  • 150 cm3 de agua para hidratar la soja al menos 5 minutos
  • 20 gramos de aceite
  • 90 gr de cebolla picada (cebolla chica)
  • 1 cebollita verdeo en rodajitas
  • 40 gramos morrón picado
  • 2 dientes de ajo machacado
  • orégano y perejil fresco a gusto (yo puse una ramita de cada una)
  • sal entrefina o gruesa
  • 75 gr de polenta
  • 350 cm3 de agua

Puse el aceite en una sartén y cuando estuvo bien caliente incorporé la soja. Espolvorée con sal entrefina. Lo dejé que se saltara como si se hiciera chicharrón o pedacitos de panceta saltados: hasta que estuvieron como sequitos y dorados.

Mientras tanto puse en el agua la cebollita, el ajo, el morrón, la cebolla de verdeo y las hierbas aromáticas. Cuando hirvió, conté unos 10 minutos y luego salé e incorporé la polenta. La cantidad de minutos de cocción de la polenta dependerán de la marca.

Cuando estuvo lista la polenta, le incorporé la soja saltada. Lo volqué en una asadera, fuente o molde cuadrado de 18 x 18 cm aceitado para que no se pegue la preparación. Cuando se entibió algo, dí vuelta el molde cuadrado sobre la mesada y corté en 4 cuadrados de 9 x 9 cm (obviamente se puede cortar de otra medida, pero ésta resultó una buena porción).

Serví emplatado y acompañado con ensalada de tomate aliñado con aceite, sal y pimienta de molinillo. Queda bien con ensalada mixta también.

El testeo lo hizo Tita, unos minutos después del partido Argentina-Bélgica. Aprobado con 10…

Enjoy!

 

Pastel de papa con soja Plus

Mientras escribo, me estoy comiendo el pastel que resultó…demasiado rico!

Acá va la receta, que tuvo un nacimiento un tanto atípico. La pensé en el trabajo, escribí la receta tal cual me la iba imaginando en una hojita de papel, me la traje a casa, la cociné y ¡superó incluso las expectativas de mi imaginación! Acá va la transcripción de la hojita:

  • 1 cebolla chica blanca picada
  • 1 puerro cortado en rodajitas
  • 3 tallos de cebollas de verdeo en rodajitas
  • 1/4 morrón amarillo
  • 20 gr de aceite
  • 50 gramos de soja extrusada
  • 150 cm3 de agua para hidratar la soja al menos 5 minutos
  • 4 aceitunas verdes picadas
  • 1/2 kilo de papas peladas hervidas y hechas puré
  • cúrcuma, pimienta, nuez moscada, sal

En una sartén, puse el aceite y lo calenté bastante. Incorporé la cebolla, el puerro y el verdeo dorando mientras revolvía con cuchara de madera. Cuando estuvo cocinada, y entre marchita y dorada, le agregué las aceitunas picadas, la soja remojada, la cúrcuma, pimienta de molinillo y sal. Lo mantuve caliente mientras terminaba la otra preparación del puré.

Hice el puré como a mí me gusta, quien quiera hacerlo, que lo haga a su manera. Yo le agregué unos 20 gramos de manteca, un chorrito de leche, sal, pimienta y nuez moscada. Como detalle para que quede bien rico, lo suelo batir con la cuchara de madera, para que se espume.

Puse la preparación de la soja en una fuente honda y lo cubrí con el puré, haciéndole unos dibujos con el tenedor. Lo comimos enseguida, pero también se puede hacer como lo hacen muchos, dejándolo enfriar y calentándolo en el horno a último momento. También se puede poner una capa de puré abajo, luego la soja y finalmente otra vez el puré.

Rinde para 2 porciones.

Personalmente, como para acompañar con vino blanco con algo de espuma.

Enjoy!

 

 

Empanadas de soja Plus

Empanadas de soja

Empanadas de soja con masa hojaldrada para horno

Tengo el compromiso de desarrollar recetas “familiares” con extrusado de soja. Ya pondré una entrada con los datos de este producto, que es espectacular.

Por ahora, esta receta de empanadas, que gustaron en el testeo de la oficina (¡gracias Daniel!).

  • 150 gr de extrusado de soja (se remoja en el agua)
  • 350 cm3 de agua
  • 500 gr de cebolla picada (puede ser de cualquier variedad de cebolla)
  • 50 cm3 de aceite de maíz
  • 90 gr de pasas de uva con semilla
  • 1 huevo duro en pedacitos
  • 1 cta café de pimentón
  • 1 cta café de paprika
  • sal a gusto, pimienta para moler, comino
  • 18 tapas de empanada hojaldrada para hornear

Cociné la cebolla en una sartén con el aceite hasta que estén transparentes. Entonces, las dejé dorar mezclando para que no se quemen. Saqué del fuego e incorporé todos los demás ingredientes. Dejé enfriar bien.

Rellené las las tapas de empanadas, hojaldradas para horno. Cocinar en una asadera de horno aceitada (poner primero en el horno para que se caliente el aceite y agregar luego las empanadas) durante unos 25/30 minutos a horno medio.

Excelente para vegetarianos que lo disimulan…

Que lo disfruten!

 

19. Guiso de charque

Adaptación de mi primer guiso “inventado” en Bolivia. Lo mejor es el charque que viene deshebrado. Si no, que no sea muy duro para poder deshebrarlo más fácil. El que yo usaba era charque de llama.

Como lo único que quizá resulte complicado acá es conseguir el charque… lo hacemos de soja extrusada y hasta los delicados, a régimen y vegetarianos podrán animarse.

Les aseguro que es un paraíso para el cocinero de alma ir al mercado de abasto en Santa Cruz de la Sierra y disfrutar del estallido de colores, y la interminable variedad de frutas, papas (debe de haber como 10 clases totalmente diferentes entre sí), legumbres, pimientos, verduras ignotas, semillas, etc. que hay para comprar. Eso sí, si usted es demasiado exigente con la bromatología… olvídelo.

Ingedientes para 3 personas:

  • 75 gr de soja texturizada
  • 225 cm3 de agua
  • 9 tacitas de café de agua
  • 3 tacitas de café de trigo burgol o trigo partido o cualquier trigo que sirva para cocinar (no hecho harina todavía)
  • 2 cebollas moradas (400 gramos)
  • 3 morrones (mejor si cada uno es de un color diferente, pero igual se puede hacer de un sólo color)
  • 80 gr de aceite mezcla
  • 2 tomates maduros
  • 500 cm3 de caldo de pollo
  • sal, pimentón dulce, algún pimentón más fuerte o ají más picante

En una olla de barro -preferentemente- puse aceite mezcla, salté una taza de trigo burgol, y le agregué dos cebollas moradas picadas y un pimiento morrón (si se quiere hacer al estilo patriótico boliviano hay que poner morrón amarillo, rojo y verde) en juliana sin ninguna semilla (yo le saco la piel, pero no es imperioso).

Cuando la cebolla se pone transparente, le agrego caldo de pollo (todo en Bolivia se hace con caldo de pollo) y el extrusado de soja. Y se me voy a hacer otra cosa tranqui mientras todo trabaja cocinándose despacito.

No lleva sal agregada. El “charque” de soja es suficiente.

Cuando ya estaba como cremoso, yo le agregué locoto rojo desecado cortado extremadamente chiquitito.

Delicioso. Picante. Acompañar con pan y vino. Nunca con gaseosas porque se va a acordar el picor durante un mes entero.

 

Enjoy!!