“Majao” de soja Plus

Adaptación vegetariana del tradicional plato camba

Adaptación vegetariana del tradicional plato camba

El Majadito, o Majao es un plato muy típico, tradicional y familiar de Santa Cruz de la Sierra, donde tuve la suerte de vivir unos años. Acá va mi adaptación a la soja extrusada y texturizada.

Ingedientes para 3 personas:

  • 75 gr de soja texturizada
  • 225 cm3 de agua para remojar la soja al menos 5 minutos
  • 9 tacitas de café de agua
  • 3 tacitas de café de arroz blanco (no integral ni parabolizado, el clásico nomás)
  • 1 cebolla mediana (200 gramos)
  • 2 dientes de ajo chicos
  • 2 zanahorias chicas y frescas
  • 80 gr de aceite (60 para la primera preparación y 20 para la segunda)
  • 2 tomates maduros
  • caldo (en Santa Cruz el majadito se hace tradicionalmente con caldo de pollo, pero se puede usar cualquier otro)
  • sal, pimentón dulce, algún pimentón más fuerte o ají más picante

Mientras la soja se remojaba y el caldo se calentaba, puse en la sartén, a calentar, los 60 gr de aceite y le agregué la cebolla picada, el ajo picado (le saqué primero el tallito verdoso que tiene adentro muchas veces), la zanahoria en bastoncitos finos (o como se quiera, pero chiquita) y dejé que se “sofritara”.

Cuando el caldo empezó a hervir le agregué las 3 tacitas de arroz, revolviendo. Este tema es importante para que salga bien rico. Desde el principio al final hay que andar mirando el arroz y revolviéndolo para que se vuelva cremoso. Cuando estaba a medio punto (a mitad de la cocción), le agregué el sofrito de cebolla, zanahoria y ajo. Revolver y seguir cocinando.

En la misma sartén, le puse los 20 gr de aceite y cuando estuvo caliente le incorporé la soja espolvoreándola con sal entrefina. Con ayuda de la espumadera, cuando se seca el líquido lo fui dando vueltas hasta que se pone seco y ligeramente dorado (empieza a estar crocante). Y al arroz le dí unos buenos batidos con la cuchara de madera.

Mientras las 2 preparaciones estaba en paralelo cocinándose tranquilitas, pelé los 2 tomates maduros y los piqué sin semillas (es costumbre en Santa Cruz pelar siempre el tomate y sacarle las semillas, supongo que no pasará nada si se conservan).

Para ese entonces, ya estaba listo el arroz. Le incorporé los tomates, revolví con entusiasmo y luego le agregué la soja. Corregí la sal a gusto y le puse pimentón colorado y otra especie más picante.

Salió exquisito!

Enjoy!!!